Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 27 agosto 2014

Hoy es el cumpleaños de la persona que con sólo diez años me llevó de su mano a un puestecito donde vendían libros y me dijo que eligiese, con la responsabilidad que eso conllevaba, la que se convertiría en la primera lectura de mi vida.
Todavía me acuerdo que me dijo: “¿estás segura que quieres leer esto?” a lo que contesté firmemente que sí. Entonces,me miró con esos ojos que te leen la mente y creo que en ese momento supo que la primavera nunca sería mi estación favorita. El título del libro era ‘Cuentos negros y románticos’ y su autor, Gustave Flaubert.
“Para que ames la buena lectura”. Eso escribió en su dedicatoria y vaya si la amo. Porque gracias a la lectura soy quien soy, y gracias a él la lectura siempre ha estado presente en mi vida.
Me doy cuenta de la suerte que tengo al tener un padre que siempre me ha hablado como una persona adulta y que en vez de regalarme Barbies me regalaba libros (aunque llegasen los Reyes Magos y pidiese alguna de esas rubias pechugonas).
Él me hablaba de París, de historia, poetas, cine, economía y otras tantas cosas. Él me llevaba a ver la estatua de Pío Baroja, a echar de comer a las palomas, al parque de atracciones aunque no pudiese compartir mi atracción por el vértigo, y a andar por el barrio más pobre pero más castizo de Madrid (su barrio, Lavapiés) mientras me contaba historias de su infancia. Esa época que oyéndote hablar de ella, entre tintes dorados y negros, me recuerda a una novela de las que tanto te gustan. Aunque yo siempre he soñado que bien tú o bien yo escribamos la historia de todas esas personas que a medio camino entre la fantasía y la realidad, pasaron por la vida de ese barrio entre el humo, la pobreza, las risas sin dientes, el vino y la esperanza del que aún la conserva donde habita el desengaño. Yo creo que la haremos.
Y cuando leas esto papá que sé que lo harás, quiero que sepas que te doy las gracias porque si ahora tengo una cita con el libro que está encima de mi mesilla es gracias a ti, si ahora resuenan en mi mente lejanos ecos de esa voz que te resquebraja el alma de aquella maravillosa prostituta francesa también es gracias a ti, y que sobretodo, y por ello aquí si que las gracias no son suficientes, si las palabras brotan de mi mente de esta forma es porque de la tuyas también lo hacen. Y esa es la mayor herencia que me puedes dejar, que la peor ya sabemos que es mi nariz indiscreta.
Papá a ti siempre te ha gustado el realismo; a mi, sin embargo, el realismo mágico. Ya ves, al fin y al cabo no somo tan distintos aunque al fin y al cabo sí lo seamos.

Te adoro.  Felicidades.
Edurne.

Read Full Post »