Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 4 noviembre 2012

“Los cisnes negros”

Si algo le pido a la vida es que mi historia sea diferente.

Siempre he estado en total acuerdo con una frase que dice “La normalidad es la excusa de la mediocridad generalizada”. Y es que sino, jamás podré entender que aquellas madres jóvenes que todas las mañanas me encuentro en la puerta del colegio charlando entre ellas sobre lo que van a cocinar ese día o lo antipática que es la tutora de su prole, tuviesen alguna vez unos retos e ilusiones más allá de lo estrictamente convencional e impuesto por la sociedad.

El sueño de la mayoría de mis amigas siempre ha sido casarse y tener hijos. En mi caso, pensar en que algún día este hecho me ocurra a mi también me da verdadero pavor. Reconozco y acepto que mi idealismo a veces hace de mi una quijote de nuestros días. Vivo mi realidad, un tanto excéntrica quizá, en la que prima el individualismo extremo en muchas ocasiones. Soy una inconformista con la mayoría de las cosas que me rodea; Por tanto, hace ya mucho que me di cuenta que mi realidad nunca sería tan fácil de encajar con la realidad de otras personas a no ser que compartiesen ese grado de locura que a mi tanto me fascina y que la sociedad rechaza en el mismo grado.

Los cisnes blancos necesitan pisar tierra firme y conocer por donde discurren los senderos en los que se adentran. Rechazan lo impredecible, en tanto les asusta lo que escapa a su control. Sin darse cuenta de que lo bonito que tiene esta vida es que nunca se deja atrapar…. aunque la persigas para darle caza jamás dejará que lo hagas.

No tengo miedo a saltar al vacío y adentrarme en una espiral de desorden y caos en la que pierdo todo equilibrio sobre mi mente y cuerpo. Porque se que esa búsqueda constante del mismo, que a mucha gente puede parecerle aterradora, a mi me resulta excitante.

¿Por qué narices tengo que echarme novio para compartir una hipoteca? ¿O tener un trabajo estable en el que esté de por vida en la misma ciudad para así todos los benditos domingos asisitir a una reunión familiar? Es lo que hace la mayoría de la gente si, pero eso no significa que quienes no queramos actuar en la misma forma seamos seres de otra galaxia, sino simplemente cisnes negros que caminarán solitarios sin rumbo fijo hacia donde la corriente les lleve. Sin pensar en lo que les deparará el mañana y bastándose sólo con improvisar su presente. Un presente forjado desde su libertad y creado a través de valentía y sueños  que desafíen lo que les venga impuesto del exterior.

Yo, mientras tanto, seguiré andando del revés cuando me plazca. Aún a riesgo de que las posibilidades de que tropiece sean más elevadas… y peor aún, también la risa generalizada.

Anuncios

Read Full Post »