Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 21 enero 2012

Siempre que nos referimos al hombre ideal, hacemos mención a las cualidades que el mismo debe tener dejando a un lado lo más importante, las sensaciones que nos debe despertar.

Así, en nuestra constante búsqueda o particular proyecto de ‘príncipe azul’, depositamos sobre dicha figura nuestros sueños de un mañana teñido del color de la felicidad, a la vez que nuestros miedos e inseguridades.

El largo periplo que nos conduce a este encuentro, no hará sino adentrarnos en la montaña rusa de las emociones, la misma que nos lleve a sentir un vértigo febril cuando nos hallemos al borde del precipicio, incluso a sentirnos atraídos a dejarnos caer por él… y tras ello, la bendita calma. La misma que nos lleva a necesitar humedecer nuestros labios de nuevo, los cuales parecen arder presas de la excitación que de nosotros aún se apodera. Mientras, el horizonte vuelve a cernirse sobre nosotros como una amenaza, con el final de la línea recta.

Y así, los productores de TV americanos, obraron el milagro de crear una serie que reflejase todo este torrente de adrenalina que una es capaz de vivir si es mujer , está soltera y reside en una gran ciudad, creando la serie ‘Sex in the city’. La misma, nos descubre las vidas afectivas y sexuales de cuatro mujeres que viven en el New York de las posibilidades. A pesar de que sus personajes son bastantes estereotipados y su mundo se aleja en demasía al de la mayoría de las mujeres, quizás sea este hecho el que la haya catapultado a la fama.

Hartas ya de ver como tanto en la pequeña como en la gran pantalla se nos presentaban a cuarentones curtidos en arrugas y con unas más que incipientes entradas asomando por sus cabellos, como auténticos ‘dandies’ capaces de enamorar a una jovencísima Ingrid Berghman o a cualquier otra estrella hollywoodiense que el director de turno hubiese elegido, llegan Carrie Bradshaw y sus amigas dispuestas a romper moldes y a reproducir una serie de conductas reservadas hasta ese mometo únicamente al género masculino.

Ahora bien, pretender creer que sus personajes representan a la mujer moderna, liberada de las ataduras y pautas marcadas por esta sociedad de buena esposa y madre amantísima es absurdo y estúpido, puesto que todas ellas manifiestan a lo largo de las seis temporadas una especial frustración como respuesta a un único miedo, el de ser unas “viejas solteronas”. Por cierto, ¿alguien ha escuchado esta frase hecha para referirse al caso de un hombre?.

Menos mal que nuestras chicas saben como ahuyentar a sus fantasmas de la mejor forma posible, tirando de tarjeta Visa y comprándose unos ‘manolos’. Porque eso sí, si no puedes “poseer” al hombre en cuestión, como adicta a los zapatos que soy, os diré que nada tiene que envidiar a la sensación que te invade cuando te haces dueña de unos buenos tacones. Y es que, desgraciadamente, si algo nos deja ver esta serie es que a lo que verdaderamente estamos sometidos, sin distinción de sexo, es a la sociedad consumista y derrochadora de nuestros días.

Por tanto, no debería extrañarnos que el tipo rico y triunfador que viaja siempre en limusina y viste de traje, se nos presente como el personaje masculino principal. Pues el novio de Carrie representa a la perfección los valores en alza en nuestra cultura del consumo y el lujo. Aunque volviendo a temas menos trascendentales, lo que es indiscutible es que el tipo es jodidamente atractivo y además, encarna la imagen del hombre que te provoca ese volcán de sentimientos encontrados que hace que estalle tu adrenalina, lo cual nos enloquece a las almas suicidas como la mía. Con Aidan, en cambio, y vuelvo a hacer un guiño a la metáfora de la montaña rusa, todo es línea recta.. más fácil sí, pero menos excitante también. Soy de las que prefiero que los buenos momentos sean muy buenos, aunque para ello los malos hayan de ser peores. Para muestra de ello, ¿con quién baila la maravillosa canción “Moon River”? ¿quién aparece en mitad de la noche en Paris? Siempre Big…

Ya sé que somos minoría las que preferimos a Mr Big y no al bueno de Aidan, también soy consciente que muchas mujeres pensarán que es sólo una capullo integral que únicamente te puede gustar si, inconscientemente, crees que no puedes ser amada en la forma en que te mereces. Yo prefiero pensar, y así lo creo, que es por los motivos que aquí he expuesto y no por otros distintos.

 

 

 

 

Read Full Post »

Bienvenidos al 2012. Podría parecer un año como otro cualquiera, pero es el que escogieron los mayas para profetizar el fin del mundo (si, lo se, muy oportunos…). A mi parecer y al de muchos, de forma obvia, es más bien un simbolismo utilizado para reflejar los cambios que en él puedan tener lugar. No iría muy desencaminada si me atreviese a asegurar que surgidos de la necesidad de poner freno a las acciones del hombre que impera en nuestros días. El hombre de ciencia desengañado y cansado de la vida, liberado de las antiguas creencias sobre un Cristo Redentor que murió en la cruz por los sentimientos de amor y misericordia hacia la humanidad, náufrago hacia la deriva en el mar del nihilismo y que, como el personaje mítico de la obra de Goethe: Fausto, seducido por el mundo que Mefistófeles ha puesto ante sus pies a cambio de la condena de su alma, descenderá a los infiernos al igual que su protagonista.
Aunque bien se podría decir que nos precipitamos hacia el abismo en el momento en que creamos y nos integramos en esa vorágine que se ha denominado como sociedad de consumo y que, como su propio nombre indica, establece su existencia sobre la base de las distracciones llanas. Aquellas que nos causan pequeñas oleadas de éxtasis equiparables a lo que suponemos es felicidad, al menos durante los breves instantes en que dura dicho acto de posesión. Porque háganme caso si les digo que en esta sociedad, hablar de propiedad es decir mucho. Lo cual no deja de resultar el paradigma de la sinrazón dado que, por otro lado, se cuestionan muchos ámbitos como el amor, el sexo, la economía, etc desde la idea más contrapuesta, con cierto miedo paranoico hacia lo que no es liberal. Por tanto, dado que a lo largo de los siglos que existe como tal la civilización humana, no se ha conocido de pueblo que haya ahondado más allá de unas simples bacanales romanas, Inquisiciones contra la herejía y demás acerca del verdadero significado de la palabra “virtud”, les pido desde mi humilde blog a los antiguos señores mayas que crearon dicho calendario que recapaciten si no podrían retrasarlo unos cuantos años más…. pues yo tampoco conozco del virtuosismo más si, en cambio, del egoísmo como buena integrante de esta nuestra sociedad.

Read Full Post »